Recomendaciones para disfrutar del verano con salud

El buen tiempo invita a estar al aire libre, a moverse y pasear más, a disfrutar de la familia y amigos y hasta viajar.Read more


Prótesis osteointegradas: avances que cambian la vida

Un paciente malagueño de 48 años ha sido el primero en España en recibir una prótesis para su pierna amputada mediante una técnica pionera llamada osteointegración.Read more


Sueño y envejecimiento

En 1879 Edison inventa la luz eléctrica. Una buena noticia…y una mala.Read more


Mejorar la comunicación con las personas mayores

La comunicación no es solo hablar, hay que saber escuchar y comprender. Según se va envejeciendo estas necesidades se acentúan. Es parte esencial de los cuidados integrales para los mayores fomentar la proximidad con y entre ellos, la empatía, y también comprender los momentos de tristeza que se pueden presentar en el día a día de las personas de mayor edad.

Para lograr una buena comunicación con ellas es necesario conocer la personalidad, los gustos y aficiones de los mayores. Los sentimientos, el respeto y el apoyo son parte sustancial y activa de la comunicación.

Aprender a utilizar ciertas técnicas de comunicación pueden facilitarnos establecer relaciones más satisfactorias con todos ellos.

 

¡Cuidado con las barreras comunicativas!

 

Hay que conocer qué obstáculos más habituales podemos encontrar en el ámbito de la comunicación. Bien porque los sentidos de la vista o el oído estén afectados o por problemas de salud severos. Determinados cambios físicos o psicológicos como el Alzheimer o la demencia, la pérdida de memoria o trastornos del lenguaje pueden generar en ocasiones un entorno complicado para una comunicación fluida. Para ello es necesario contar con paciencia, darles tiempo a nuestros interlocutores, hablar claro y en un tono adecuado. Ajustar el volumen de tu voz no significa gritar. Adapta tu voz a las necesidades auditivas de cada persona para que sea una conversación en un tono agradable. También es necesario vocalizar bien, establecer contacto visual, utilizar frases sencillas y evitar que la persona mayor sienta frustración si no encuentra las palabras.

El ambiente en el que uno se comunica también es importante. El ruido es uno de los elementos que más pueden afectar la interacción y causar distracciones. En el caso de personas con deterioro cognitivo, un exceso de estímulos puede generar situaciones de angustia.

 

La clave de la comunicación es la paciencia

 

A la hora de entablar conversación con una persona mayor o con dificultades en el lenguaje transmitamos calma, y además de respeto, utilicemos el humor. Sonreír y bromear alivia la tensión, fortalece los vínculos, aporta seguridad a los mayores y ayuda a hacer frente a situaciones estresantes de una forma más relajada.

No comentes varias cosas a la vez, céntrate en un tema. Permite momentos de silencios y escucha con atención. Mientras hablas tú, no utilices solamente el lenguaje verbal, incorpora el lenguaje corporal y consulta con ellos para comprobar su comprensión. No te inquietes si tienes que repetir lo que has dicho.

 

Saber escuchar

 

No intuyas las respuestas, ya que es esencial que la persona mayor no pierda su autonomía. Hay que intentar ofrecerles siempre que sea posible la oportunidad de hablar, que nos den su opinión y que participen contando sus experiencias.

Una de las mejores maneras de iniciar una conversación puede ser una pregunta. Pídeles que te cuenten algún recuerdo, cuál era su lugar favorito, cómo eran las fiestas en su época, cómo se divertían o qué planes tenían.

A medida que pasan los años, y teniendo en cuenta el estado de su salud, una persona puede ir perdiendo su interacción social. Esto refleja que mantener una comunicación efectiva no es solo fundamental para su calidad de vida, sino que además es esencial para evitar el sentimiento de soledad. Adereza tus conversaciones con una sonrisa, una caricia o cualquier muestra de cariño que hagan que nuestros mayores se sientan cómodos.


Nuevas terapias para retrasar la Esclerosis Múltiple Progresiva

La Esclerosis Múltiple (EM) es la enfermedad desmielinizante más frecuente del sistema nervioso central en humanos y supone la primera causa de discapacidad no traumática en adultos jóvenes.

Se trata de una enfermedad crónica en la que se produce inflamación, desmielinización, pérdida axonal, atrofia neuronal y destrucción estructural. Suele comenzar entre los 20 y los 40 años y afecta hasta tres veces más a las mujeres que a los hombres.

Según señalan los estudios más recientes la “prevalencia media global de la EM es de 33 casos por cada 100.000 personas, pero con una gran variedad entre los distintos países. La mayor prevalencia se encuentra en Norteamérica y en Europa con una prevalencia de 140 y 108 casos por cada 100.000 habitantes respectivamente. Mientras que la menor prevalencia se produce en Asia y África subsahariana con una prevalencia de 2,2 y 2,1 casos por cada 100.000 habitantes”.

 

Causas y síntomas de la Esclerosis Múltiple

 

La causa última de esta enfermedad no se conoce. Se trata de una patología multifactorial, de origen autoinmune, que se desarrolla en individuos genéticamente predispuestos sobre los que actúan diversos factores ambientales. Algunos de ellos son la exposición a ciertos virus, el tabaco, un Índice de Masa Corporal (IMC) alto en la adolescencia o los niveles de vitamina D, que parece podrían influir en su desarrollo. Así mismo, algunos de estos factores, como el tabaco o los niveles de vitamina D, se piensa que pueden favorecer la progresión de la enfermedad.

Los síntomas de la Esclerosis Múltiple son variables en función del área del sistema nervioso que esté afectada. Entre ellos se incluyen la debilidad o parálisis de las extremidades, alteraciones sensitivas, problemas visuales, alteraciones del lenguaje e incluso de la deglución. Algunos de estos síntomas pueden mejorar a lo largo del tiempo o producirse nuevos síntomas, como en las formas remitentes-recurrentes.

En otros casos, por el contrario, puede existir un empeoramiento progresivo, siendo causa de una importante discapacidad. No en vano se le denomina la “enfermedad de las mil caras”, ya que las manifestaciones clínicas son muy diversas.

 

Formas de la Esclerosis Múltiple

 

Existen varias formas basadas en el inicio y la evolución de la enfermedad, en función de los síntomas que se produzcan:

 

  • La forma Remitente-Recurrente (RR) cursa de forma general con brotes y puede existir una recuperación parcial o total entre ellos. Esta forma afecta a un 85% de la población con EM al inicio. Se denomina brote a los síntomas que sufre un paciente debido a la aparición de nuevas lesiones desmielinizantes o bien por activación de una lesión previamente existente. Estos síntomas son muy variados, desde una hipoestesia o falta de sensibilidad, a una paresia o debilidad de una extremidad. Habitualmente duran más de 24 horas y pueden tardar hasta semanas en recuperarse o quedar secuelas de forma permanente.
  • La forma Secundaria-Progresiva (SP) cursa con un empeoramiento progresivo sin brotes. Tras unos años en fase RR da lugar a formas de enfermedad más graves y discapacitantes.
  • La forma Primaria Progresiva (PP) aparece hasta en un 15% de los pacientes con EM. Cursa con un inicio insidioso, con un empeoramiento lentamente progresivo desde el inicio sin que hayan existido brotes.
  • Así mismo, existe una última forma de presentación clínica que es el Síndrome Cínico Aislado (CIS). Estos pacientes han sufrido un cuadro sugerente de EM, pero no cumplen todos los criterios de diagnóstico, pudiendo evolucionar o no hacia una EM.

 

Nuevas terapias: tratamientos farmacológicos de la Esclerosis

 

En los últimos años, gracias a los nuevos avances farmacológicos, se ha conseguido cambiar la historia natural de la enfermedad para intentar ralentizar su avance, así como disminuir la discapacidad a largo plazo.

Antes de existir estos tratamientos, la historia natural de la enfermedad se asociaba con una progresión continua de la discapacidad, que hacía al paciente dependiente para todas sus actividades de la vida diaria.

Además de las recomendaciones físicas y nutricionales, los tratamientos farmacológicos actuales o terapias modificadoras de la enfermedad (DMT) han conseguido modificar esta evolución de la enfermedad. Reduciendo la sintomatología, disminuyendo las lesiones a nivel radiológico y también las de la atrofia cerebral, si bien no están exentos de riesgo de variados efectos secundarios.

En marzo de 2021 se anunció la autorización en España de siponimod, comercializado como Mayzent®. Se trata de la primera opción de tratamiento oral para los pacientes adultos con esclerosis múltiple secundaria progresiva (EMSP) activa. Este medicamento ha resultado eficaz en el retraso de la progresión de la discapacidad. También ha retardado el deterioro de la velocidad de procesamiento cognitivo y la reducción del número de brotes.

 

Un nuevo fármaco para tratar la Esclerosis: siponimod

 

Según informa el laboratorio farmacéutico (Novartis), siponimod cuenta con la financiación del Sistema Nacional de Salud. Se dispensará sólo en farmacia hospitalaria con indicación restringida a pacientes adultos con EMSP activa definida por brotes o características de imagen típicas de actividad inflamatoria.

El ensayo clínico realizado comparó la eficacia y seguridad de Mayzent® en personas que padecen esclerosis múltiple secundaria progresiva con distintos niveles de discapacidad. Demostrando un perfil de seguridad consistente con los efectos conocidos de los tratamientos moduladores del receptor S1P. El análisis post hoc del estudio demostró que, en pacientes con esta patología concreta y con la enfermedad activa, Mazyent® redujo significativamente el riesgo relativo de progresión de la discapacidad.

 

Asimismo, los pacientes con EMSP activa tratados de forma temprana y continua con Mayzent® experimentaron un menor riesgo de progresión de la discapacidad que los pacientes que iniciaron su tratamiento con la terapia en régimen abierto tras la fase principal. Del mismo modo, el estudio revela que el tratamiento con Mayzent® aporta mejoras en la velocidad de procesamiento cognitivo en personas con EMSP activa.

Según señala el experto Xavier Montalbán, director del CEMCAT en el Hospital Universitario Vall d’Hebron (Barcelona), “la capacidad de retraso de la progresión de la discapacidad que ofrece esta nueva terapia permitirá a los pacientes mejorar significativamente su calidad de vida”.

Por otro lado, la jefa de la Sección de Neurología del Hospital Clínico San Carlos (Madrid), Celia Oreja, ha indicado que “siponimod es el único tratamiento que posee una acción dual. Por un lado, disminuye la inflamación y, por otro, ofrece el valor adicional de reducir la progresión de la patología. Contar con un fármaco con este mecanismo es muy importante para aquellos pacientes que siguen teniendo brotes y que, al mismo tiempo, están progresando. Otro beneficio de siponimod es que tiene muchos menos efectos secundarios que otros tratamientos de la misma clase”.

 

En definitiva, la llegada de este nuevo tratamiento va a suponer un avance significativo para frenar la discapacidad en los pacientes con esclerosis múltiple del tipo remitente-recurrente o secundaria progresiva activa, con menos efectos secundarios que otros fármacos semejantes.


Prevenir la desnutrición en personas mayores

Uno de los temas que más preocupación suele causar a los cuidadores de personas mayores es la falta de apetito o el rechazo a los alimentos, lo que puede llevar a la desnutrición. Esta situación puede conducir a un deterioro progresivo, físico y mental que necesita ser tratado.

 

¿Qué es la desnutrición en las personas mayores?

 

El cuerpo humano requiere de nutrientes como grasas, carbohidratos, proteínas, vitaminas y minerales para obtener energía, fortalecer los músculos, regular las funciones corporales y reparar tejidos.

Si el cuerpo no obtiene suficientes nutrientes con los alimentos que ingiere para funcionar correctamente, hablamos de desnutrición. La desnutrición es una condición que afecta directamente a la salud física y mental pero que además, puede generar debilidad muscular y de masa ósea y un debilitamiento del sistema de defensas del individuo.

 

Causas de la desnutrición

 

Hay determinados cambios asociados al envejecimiento como pueden ser los cambios en los gustos en la alimentación o el olfato, que son una de las causas más comunes de un cuadro de desnutrición, si no se previene a tiempo. El Alzheimer u otras demencias, la diabetes, la depresión o las dificultad al tragar, conocida como disfagia, son otras de las razones causantes de la desnutrición. Sin olvidar que, en situaciones extremas, el alcoholismo, el tabaquismo o la toma de cierta medicación por un tiempo prolongado, también pueden provocar un estado de desnutrición.

 

Cómo afecta la desnutrición a las personas mayores

 

La desnutrición puede acarrear serios problemas de salud. Desde un aumento del riesgo de infecciones, caídas y fracturas, hasta llegar a una hospitalización por situaciones de gravedad que pueden llegar a poner la vida de los mayores en peligro.

Obviamente, ante la presencia de otras enfermedades y patologías como la diabetes o problemas cardiovasculares, los riesgos de desnutrición se agravan. Las pérdidas importantes de peso generan debilidad muscular, disminución de la masa ósea y, consecuentemente, una gran debilidad del sistema inmunitario. En el aspecto cognitivo, empeoran los problemas de pérdida de memoria y se incrementa la posibilidad de sufrir algún tipo de demencia.

 

Cómo prevenirla 

 

Los familiares y cuidadores representan un factor clave en la prevención de la desnutrición de los mayores. En primer lugar, hay que prestar mucha atención a determinados síntomas o evidencias que pueden ayudarnos a advertir una situación de desnutrición.

El primer signo de alerta responde a una reducción en la cantidad de alimentos consumidos a diario lo cual conlleva una pérdida de peso. Pero hay otros signos también habituales en un cuadro de desnutrición como la falta de energía y aumento de la fatiga y el cansancio, la deshidratación o la aparición de edemas en las extremidades.

Es necesario cuidar la alimentación y estar pendiente de esos hábitos alimentarios. Las personas mayores que vivan solas probablemente requieran ayuda para planificar menús adecuados, hacer la compra o cocinar. Y sobre todo, brindarle compañía a la hora de comer para evitar la soledad y que recuperen la motivación. Obedecer a unas pautas médicas, llevar un control de la medicación y seguimiento del peso, junto con un programa que estimule la actividad física y mental pueden contribuir a mejorar la situación.

 

Si quieres conocer algunos consejos para mejorar la alimentación de adultos y mayores, te recomendamos que veas este vídeo de nuestra experta en Nutrición. Atención, planificación y mucho cariño, ayudarán siempre a minimizar los desajustes en la alimentación de los mayores.


El problema de la “causalidad”: datos para prevenir y tratar la enfermedad

 Los estudios de causalidad suscitan un gran interés en la comunidad científica y el gran público. Read more


¿Por qué la motivación disminuye con la edad?

La motivación es uno de los mayores potenciadores del aprendizaje. Desde que nacemos tenemos una tendencia innata para aprender.Read more


Cualidades imprescindibles de un cuidador

Cuidar y ser cuidados. Es probable que en todas las etapas de la vida necesitemos cuidar y ser cuidados.Read more


La IA una gran aliada contra el cáncer de mama

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que casi una de cada 12 mujeres enfermará de cáncer de mama a lo largo de su vida.Read more