COHOUSING ¿moda o una nueva opción de vida?

Vivir en una vivienda digna y adecuada es uno de los derechos fundamentales más necesarios, que recoge además el artículo 47 de nuestra Constitución. Y por ello, este derecho lo debemos que aplicar hasta el final de nuestros días.

La idea del término inglés “cohousing” nace con el objetivo de proporcionar un modelo de vivienda diferente. Se trata de compartir cuidados y tareas con un grupo de personas con valores afines y una forma de vivir similar. En definitiva, un modelo de vida que permita disfrutar en plenitud de los años de vida en los que se necesite más apoyo.

 

Origen del Cohousing: una solución original a la vivienda

 

La primera iniciativa de este tipo en España se llevó a cabo en el año 2013 en la localidad de Torremocha del Jarama, en Madrid. El concepto de vivienda colaborativa (aunque no destinado a personas mayores) apareció en la década de los 70 en Suecia, Holanda y Dinamarca. Más tarde se extendió a Estados Unidos sobre los años 80 y hoy día es un modelo de vivienda conocido en nuestro país.

Cuando una persona se hace mayor por determinadas circunstancias ya no es capaz de seguir viviendo en su propia casa. Hasta ahora, había dos alternativas principales: irse a vivir a una residencia de mayores, o a casa de algún hijo o familiar. Pero ambas opciones tienen  inconvenientes, que además de los económicos, afectan a veces a la libertad o independencia de las personas.

La opción de la residencia de mayores no está al alcance de todas las familias. El coste de una plaza es elevadísimo y hay quien no puede permitírselo. Y la idea de vivir con los hijos no suele gustar demasiado a las personas mayores. Ellos sientes que suponen una “carga” para los hijos y además ellos pierden autonomía y toma de decisiones.

Es por ello que surge con más fuerza esta tendencia del cohousing. Y a partir de este momento habrá que tomar en cuenta esta nueva opción. Además está ganando adeptos dentro de las personas que buscan mantener una independencia aunque necesiten apoyos que antes no precisaban.

 

¿Qué es Cohousing y por qué apostar por este modelo?

 

La traducción literal de Cohousing a nuestra lengua es covivienda. Es un tipo de vivienda de cooperativa compuesta de casas complementadas y agrupadas con amplios espacios comunitarios. En muchas de estas comunidades suelen incluirse huertos y otros jardines naturales que son cultivados y cuidados entre todos.

El principal objetivo es garantizar la autonomía personal, cosa que en ViveLibre nos encanta. Además, se comparten aficiones y cuidados por un grupo de iguales que entiendan sus necesidades y participen en la vida común.

En el cohousing son los propios residentes los que diseñan y gestionan la comunidad en función de las necesidades del grupo. Ellos modelan la casa a su medida, así como las actividades que van a realizar. También definen sus necesidades para que el modelo de vivienda sea eficiente y sostenible.

Además, se reparten las tareas con la intención de que todos colaboren, cooperen y se cuiden entre sí. Por este motivo, este tipo de viviendas permite luchar contra el aislamiento y la soledad. Incluso recupera las relaciones entre vecinos y promueve el envejecimiento activo y saludable.

 

Manos a la obra

 

Para poner en marcha una idea de este tipo hay que seguir tres pasos principales:

  • Lo primero que hay que definir es el modelo de convivencia.
  • Una vez bien definido, se deberán buscar socios y suelo para construir.
  • Finalmente se trataría de encontrar la financiación adecuada.

El tiempo medio desde que se inicia el proceso suele ser de 6 años. Actualmente son varias las iniciativas de este tipo que se están llevando a cabo en nuestro país. En algunas comunidades autónomas tienen listas de espera debido al éxito que están teniendo entre nuestros mayores.

En nuestra opinión, ésta es una elección más que debe tener en cuenta cualquier persona mayor que esté valorando dónde y cómo quiere vivir. Cualquier modelo que fomente la independencia y mejore su calidad de vida sin descuidar su seguridad es siempre una buena idea.

 


Tecnología para nuestros mayores

Durante el proceso de envejecimiento se producen una serie de cambios que afectan tanto a nivel biológico como psicológico de la persona. Las personas mayores tienden a perder algunas de sus capacidades. Su competencia auditiva disminuye, los problemas visuales aumentan con la edad y suele aparecer un progresivo deterioro cognitivo y motor. Pero esto no quiere decir que tengan que perder su autonomía y su independencia. Lo que más valoramos los seres humanos es nuestra libertad, y hay que intentar conservarla el mayor tiempo posible. Nuestro equipo de ViveLibre gracias a la tecnología pretende dotar a todas las personas mayores que lo necesiten de las herramientas que les ayuden a conseguirlo.

 

Tecnología en el ámbito de la salud

 

Las nuevas tecnologías aportan al conjunto de la sociedad multitud de ventajas y beneficios que hasta hace muy poco no habíamos imaginado. Todas las aplicaciones que se van desarrollando nos facilitan nuestro día a día en diferentes aspectos.  Para las personas mayores juegan un importante papel en su vida, ya que les ayuda a disfrutar plenamente de sus derechos y les permiten prolongar su vida en su entorno natural con mayor seguridad.

La mayoría de los avances tecnológicos que han ayudado a este colectivo han sido los enfocados a mejorar la salud y calidad de vida de las personas con enfermedades crónicas que necesitan un seguimiento diario. Una de las principales ventajas, es poder monitorizar la salud de estas personas a la vez que favorecer su autonomía. Llevar un seguimiento de la tensión, la glucosa, el ritmo cardíaco, la calidad de sueño, son básicos para las personas mayores puedan vivir con mayor tranquilidad.

Y fuera del ámbito de la salud, podemos encontrar otro tipo de tecnologías que también han ayudado mucho a las personas mayores. Es la tecnología enfocada a hacer más fácil las tareas diarias del hogar, como los robots de cocina o aspiradores.

 

La visión de ViveLibre

 

Tenemos que deshacernos de la idea de que las nuevas tecnologías no están hechas para las personas mayores. Es verdad que algunas de ellas tienen ciertas dificultades para adaptarse a los cambios. Por eso hemos creado una aplicación en la que no es necesario tener grandes conocimientos sobre las nuevas tecnologías. La App está pensada para que únicamente la persona que necesita algún apoyo, tenga que pulsar un botón para ser atendido por nuestra Unidad de profesionales. Desde allí se le prestará la ayuda que necesite en función de sus necesidades particulares. El contacto personal con nuestros expertos de la Unidad de Apoyo proporciona al usuario la tranquilidad que necesita.

La sencillez a la hora de utilizar la aplicación es lo que caracteriza a ViveLibre, porque las nuevas tecnologías también piensan en las personas mayores.

Otro aspecto sumamente importante que hay que tener en cuenta es el respeto por la privacidad de la persona, sea cual sea su edad. Es algo que el equipo de Vivelibre cumple estrictamente. La tecnología no es sinónimo de intrusismo. El usuario es el que decide sobre su vida y, por lo tanto, también sobre los apoyos que quiere recibir. El decide en todo momento cómo quiere ser apoyado y por quién. Por ello, debe ser quien autorice hasta qué punto cede sus datos y a quién lo hace.

Las nuevas tecnologías por tanto, no están reñidas con la edad. Gracias a ellas, las personas mayores mejoran su calidad de vida, promueven su autonomía, se mantienen activos y fortalecen su independencia.


Innovación y tecnología para el Día Mundial de la Ciencia

Sin duda 2020 es el año en el que la mirada se volvió hacia la Ciencia como nunca antes. La necesidad de encontrar soluciones efectivas y sobre todo rápidas para luchar contra la Covid-19 ha dado un valor mucho más real al desarrollo científico y al esfuerzo investigador para toda la sociedad.

Aunque la velocidad del desarrollo tecnológico parecía ya vertiginosa en los últimos años, con avances hercúleos en tecnologías de la información y en todo tipo de diseños y usos que casi ni hubiéramos imaginado, no hay duda que esta crisis va a impulsar aún más la revolución de las aplicaciones para todo aquello que haga más sencilla la vida de las personas.

 

¿Cómo mejora nuestra vida la tecnología?

Si nos paramos a reflexionar sobre todas las actividades que realizamos diariamente es fácil reconocer que la tecnología aparece en casi todas las horas que estamos despiertos (y a veces, hasta dormidos) Estamos enganchados o más bien enchufados a todo tipo de pantallas que nos acompañan y ayudan en nuestro día a día. Gestos simples como revisar nuestro correo, escuchar música, buscar localizaciones a través de nuestro móvil o incluso gestionar los servicios domóticos de nuestra casa están incorporados a nuestra rutina.

Cada vez más la realización de transacciones, compras, relaciones con la administración, recordatorios y alertas de todo tipo etc., se vuelven más virtuales. Es evidente la mejora de nuestra vida gracias a los avances de la ciencia en el campo de salud, la sostenibilidad y el medio ambiente. Todos estos avances científicos dirigidos a proporcionar una vida más segura, activa y autónoma son prioritarios para nosotros desde ViveLibre.

Acercar la ciencia a la sociedad sirve no sólo para atraer a los ciudadanos hacia el apasionante mundo de la investigación tecnológica sino que, como el lema de este año, se haga realidad que esta tecnología sirva para atraer el desarrollo y la paz a los ciudadanos, permitiéndoles la mejora y más independiente calidad de vida que, sin duda, se merecen.

 

Ciencia para lograr más autonomía y calidad de vida

Mejorar la calidad de vida de las personas con necesidades de apoyo es nuestra mayor motivación para trabajar e innovar continuamente. Hay desarrollos tecnológicos y soluciones que permiten una movilidad segura, un control sobre la salud y también un análisis de datos que pueda prever todo tipo de incidencias. Estos son algunos de los avances de la ciencia que ya tenemos en marcha.

La salud, y las amenazas sobre ella, son el principal acicate para la investigación. Y la tecnología es una herramienta imprescindible para su avance. Porque queremos que las personas disfruten de la mejor calidad de vida posible durante más tiempo, incluso en este escenario tan frágil y complejo que vivimos. Así dan testimonio de ello algunos de los hombres y mujeres que han hecho de nuestras aplicaciones y la tecnología un medio indispensable para sentirse más libres.

 

¿Qué hemos aprendido de la Ciencia y la Tecnología este año?

En este complejo contexto queremos unirnos a la celebración del Día Mundial de la Ciencia para la Paz y el Desarrollo. Abanderamos una ciencia abierta que no deje nunca a nadie atrás y que multiplique las posibilidad de todas las personas para vivir activamente y hacer más accesibles todas las herramientas necesarias para lograrlo.

Nosotros hemos aprendido mucho de la Ciencia y la Tecnología este año. Pero los avances no serían nada sin los valores que las personas les ponen detrás. Compartir la información para llegar antes y más lejos, perseverancia ante la adversidad, honestidad intelectual y una eterna búsqueda de la verdad es lo más importante para lograr objetivos inimaginables. Y tú, ¿qué has aprendido?

 


Ventajas de la domótica en la teleasistencia

La miniaturización de la electrónica ha permitido que la robótica y la automatización salgan de los entornos puramente industriales. Ahora se instalan en otros escenarios, entre ellos el doméstico. Es ahí donde nace la domótica, que es como se denomina al conjunto de sistemas cuyo objetivo es automatizar una vivienda.

 

El principio de la domótica

En sus inicios estos sistemas solamente eran capaces de controlar aspectos sencillos como la regulación de la temperatura o la iluminación, actuando sobre el termostato o las persianas. No obstante, en los últimos años han evolucionado mucho. Actualmente son capaces de manejar aspectos más complejos. Algunos ejemplos son la seguridad mediante cámaras y cerraduras electrónicas, el posicionamiento dentro del hogar o el control por voz de los dispositivos de la casa.

 

Qué puede hacer por la teleasistencia

Muchos de estos avances han permitido que surja una domótica centrada en los ancianos y personas con discapacidad. Se enfoca en que las personas con dependencia puedan seguir viviendo de forma cómoda y segura en su hogar, sin necesidad de trasladarse a un centro de atención. Es la denominada domótica asistiva que se complementa a la perfección con la teleasistencia. Hasta ahora la teleasistencia se limitaba a la ayuda telefónica proporcionada por un teleoperador. A través de un altavoz y un micrófono instalado en el hogar del usuario, el propio usuario era el que iniciaba la comunicación mediante un pulsador que debía llevar siempre consigo (generalmente integrado en una pulsera o medallón).

Gracias a la domótica, esa comunicación puede facilitarse enormemente, por ejemplo, comenzándola por voz sin necesidad alguna de pulsar nada. Esta es una situación especialmente ventajosa para personas con movilidad reducida. No solo eso, los propios sensores domóticos (de temperatura, ruido, presencia…) pueden emplearse para detectar situaciones peligrosas (fuegos, caídas, actividad excesiva…). Esto permite al propio teleoperador adelantarse e iniciar la comunicación en caso de detectar algún evento sospechoso.

 

Otras aplicaciones a favor de la autonomía

Otro aspecto importante es que la propia red domótica de comunicación puede utilizarse para conectar dispositivos más específicos de salud. Algunos ejemplos son bandas o pulseras de monitorización clínica que proporcionen la frecuencia cardiaca del usuario, la saturación de oxígeno, los pasos o incluso la posición dentro del hogar. Toda esta información puede ser utilizada por el servicio de teleasistencia para evaluar más certeramente el estado real de la persona. Se utilizan incluso técnicas de big data y machine learning para predecir la evolución de la salud del usuario, como ya comentamos en un artículo anterior.

Otra de las ayudas que permite la domótica asistiva es la de recordar al usuario la medicación que debe tomar. Siendo capaz incluso de dispensarle la dosis correcta. Para ello el usuario debe tener un dispensador automático en su hogar, que puede ser rellenado de forma semanal por un familiar o un cuidador que acuda de forma esporádica. Este escenario es especialmente interesante para aquellas personas con capacidades mentales comprometidas y que tengan problemas de memoria.

En definitiva, todos estos avances van a facilitar en gran medida la vida doméstica de las personas con dependencia, permitiéndoles valerse por si mismos en más situaciones y durante más tiempo, con la consiguiente tranquilidad y seguridad tanto para ellos como para sus familiares.


Casos de éxito de ViveLibre

ViveLibre fomenta la autonomía personal. Con una sencilla aplicación móvil tienen al otro lado un equipo de profesionales siempre disponibles para ayudarles ante cualquier incidencia que les pueda ocurrir.  Su objetivo es ayudar a personas con diversas necesidades especiales, para que puedan tener un día a día lo más normalizado posible y con la máxima independencia. Para los familiares supone una gran seguridad y tranquilidad contar con ellos y poder tener siempre localizados a sus seres queridos. Cada usuario es único, y la Unidad de Apoyo los conoce en detalle para atenderles con la máxima rapidez y eficacia. A continuación, os mostramos algunos casos de éxito de ViveLibre que nos cuentan qué les aporta este servicio:

 

Tranquilidad

Jorge quería salir con sus amigos. Con las zonas de seguridad -su ruta habitual establecida-, si se sale de ellas se pondrán en contacto con él para ver si tiene algún problema. Así, él puede ver a sus amigos y sus padres están tranquilos cuando sale de casa.

 

Atención y Seguridad 24 horas

María Jesús teme caerse cuando va por la calle. Ahora ya sale tranquila, sabiendo que con tan solo tocar un botón tiene todo un equipo 24 horas al día, 7 días por semana, que pondrá a los servicios de emergencias en marcha.

 

Disponibilidad total

El marido de Shaila ya puede irse a trabajar tranquilo: sabe que si mujer necesita cualquier cosa, siempre tendrá a un profesional de ViveLibre disponible al otro lado del teléfono. Además, la intimidad de Shaila está asegurada: sólo le llamarán a él cuando ella no responda.

 

Recordatorio citas

Para Adrián ViveLibre ha supuesto la oportunidad de poder salir de casa solo, algo que antes nunca podía hacer. Además los recordatorios de consultas médicas y medicación permite dar a la familia un necesario respiro.

 

Equipo de Confianza

Para Clara es libertad. Para sus padres, confianza al saber que siempre tendrá a alguien que conoce su historial si ellos no pueden coger el teléfono. Con una enfermedad crónica, es básico que contacte con alguien que sabe lo que tiene y lo que necesita.

 

Fácil de usar

Tan sencillo como pulsar un botón en la pantalla del móvil que se utiliza habitualmente. Para cualquier necesidad, con un simple clic se contacta. Y los recordatorios se pueden llevar a cabo con una llamada o, si se prefiere, con un discreto sms.

 

Servicio Profesionalizado

Raúl Iván tuvo un problema en casa, y con el botón verde todo se solucionó rápidamente. Destaca la profesionalidad del equipo sociosanitario que forma la Unidad de Apoyo. Anima a todo el que lo necesite a que “no se lo piense: el trato es muy humano y empático”.

 

María Jesús afirma que ViveLibre no solo ayuda físicamente, sino también mentalmente. Encarna perfectamente el espíritu de todo este servicio, ayudar a mejorar la vida de las personas: “Desde que estoy en ViveLibre… ¡Soy feliz!

 

 


Tecnología al servicio del paciente hipertenso

Tecnología al servicio del paciente hipertenso

Un alto porcentaje de pacientes hipertensos desconocen que lo son. Es uno de los datos de la Sociedad Europea de Hipertensión y la Sociedad Europea de Cardiología. También resaltan que muchos de los que están diagnosticados no reciben tratamiento y, si lo reciben, rara vez consiguen bajar la tensión arterial. Eso nos hace preguntarnos por qué si el tratamiento es tan eficaz -consigue controlar la tensión en la mayoría de los casos- no se aplica. No hay que olvidar que la hipertensión puede ser un factor de riesgo en el desarrollo de una enfermedad cardiovascular.

 

Causas de la hipertensión 

En la última guía de ESH y ESC para el manejo de la hipertensión se apuntan las tres causas principales. Éstas son: la inercia médica, la falta de seguimiento del tratamiento del paciente y las deficiencias de los sistemas de salud en el manejo de enfermedades crónicas. Durante años ha habido iniciativas de todo tipo para trabajar en estos tres ámbitos. Ahora, además, podemos contar con un elemento nuevo: los avances tecnológicos, que ofrecen nuevas posibilidades con las que antes no contábamos.

 

Monitorización domiciliaria del paciente hipertenso

Tal como mencionan Brutti y Roger, parece que los grandes progresos tecnológicos de la medicina del siglo XX restaron importancia a la relación médico-paciente. Paradójicamente es la propia tecnología la que ahora nos puede ayudar. Supera esquemas paternalistas en los que el paciente no tenía ni voz ni voto y el médico se basaba únicamente en la información obtenida por sus sofisticados aparatos. ¿Por qué? Porque ahora, algunos de esos aparatos están en manos de los pacientes.

Cada vez más estamos entrando en la época de la medicina de precisión y las “cuatro P” (Predictiva, Preventiva, Personalizada, Participativa. Hace 20 años, casi nadie tenía un aparato para tomarse la tensión en casa. Ahora mucha gente lo tiene. Estos y otros dispositivos de monitorización domiciliaria son fundamentales para mejorar la calidad de vida, y en este caso la hipertensión. Cada vez será más frecuente verlos en los domicilios, hasta convertirse en un objeto tan común como un termómetro.

 

Plataforma ViveLibre Salud

Aunque sólo sea con carácter complementario, se supervisarán a distancia constantes como la tensión, la frecuencia cardíaca, la saturación de oxígeno o la glucemia. Estos resultados se trasladan a una plataforma online como ViveLibre. El paciente no tendrá que desplazarse. No sólo hará más cómoda esa supervisión, sino que también mejorarán las estrategias de manejo de los sistemas de salud. Este hito facilitará la toma de conciencia de los problemas y el cambio de actitudes con mayor antelación.

¿Y ahora qué hacemos: imponemos un tratamiento, lo ponemos, o lo proponemos? Me viene a la cabeza una mujer con valores mal controlados que atribuía a diferentes causas externas (un problema con la casa; la operación del marido…). Fue la monitorización continua en uno de los primeros pilotos de ViveLibre Salud la que le permitió caer en la cuenta de que algo iba mal. Eso la llevó a pedir consejo a su médico y cambiar hábitos para combatir la hipertensión.

 

Ventajas del control del paciente hipertenso en casa

Una de las grandes ventajas de este sistema es que es el propio usuario quien se toma las medidas en la comodidad de su domicilio. A partir de ahí es más fácil contar con su implicación y motivación, elementos clave para alcanzar objetivos de salud y controlar al paciente hipertenso. Todo paciente tiene sus preferencias y su propia velocidad de toma de conciencia de los problemas. Los pactos entre pacientes más informados a los que se les reconocen sus valores, y médicos más informados y respetuosos con las diferencias de los pacientes, minarán las inercias mencionadas anteriormente. Eso facilita la adherencia de los pacientes a los tratamientos y previsiblemente estimulará sus iniciativas de autocuidado. O lo que es lo mismo: ayuda a recorrer el camino que lleva de imponer a proponer.


Todo sobre el botón verde

Gracias a los teléfonos móviles hoy en día podemos estar comunicados en cualquier momento y lugar. Cuando hablamos de personas mayores también es una gran ventaja que sepan utilizarlos.

Es una tranquilidad para ellos saber que llevando siempre consigo el móvil van a poder llamar si les surge algún imprevisto en la calle o en casa. Tener el móvil cerca para llamar es crucial en caso de urgencia o necesidad. Es importante acostumbrarse a llevarlo encima para poder solicitar ayuda en caso de necesidad. Por ello, os vamos a contar en qué consiste el botón verde.

 

¿En qué consiste nuestro botón verde?

 

La utilización del servicio Vivelibre es tan sencillo como apretar un botón verde que aparece en la pantalla principal del teléfono. La llamada la recibirá nuestra Unidad de Apoyo, que está formada por profesionales socio sanitarios especializados en familias. Desde allí, se le atenderá, tranquilizará y prestará la ayuda que precise en ese momento. Como el servicio se presta a través del móvil, está operativa las 24 horas del día, todos los días del año. La mayor ventaja del servicio es que no importa dónde este la persona, en casa, en la calle, de vacaciones, etc… El botón verde está operativo siempre en cualquier lugar.

 

¿En qué casos se utiliza el botón verde?

 

Normalmente las llamadas que reciben desde la Unidad de Apoyo no suelen revestir gravedad. Hay que tener en cuenta que el botón verde está pensado para que se pueda pulsar si el usuario tiene cualquier situación que le angustie. No siempre tiene que ser una urgencia vital.

Nuestros profesionales de la Unidad de Apoyo van a tomar unas medidas u otras dependiendo de cada situación. Unas veces habrá que llamar a los servicios de emergencias, pero en otras ocasiones será suficiente con contactar con el centro de salud de referencia o incluso con algún familiar.

El servicio de Vivelibre se caracteriza porque la atención es individualizada y personalizada, es decir, cada usuario tiene unas necesidades y capacidades distintas, con lo cual, los apoyos que va a necesitar y recibir van a ser siempre diferentes.

 

 

 

 

¿Qué otros beneficios aporta ViveLibre?

Vivelibre no sólo cuenta con el botón verde, también dispone de servicio de recordatorio de medicación y citas médicas. Esto es muy importante cuando la persona no es capaz de recordar qué medicación debe tomar en cada momento. Además contamos con el servicio de geolocalización. Este último es fundamental en los casos de desorientación. Desde nuestra Unidad de Apoyo van a poder localizar en qué lugar exacto se encuentra la persona y van a ayudarle a volver a casa.

Saber dónde se encuentra el usuario es también vital en caso de urgencia. Ante un caso así, nuestros profesionales van a poder indicar a los servicios de emergencia en que lugar exacto está el usuario.

De esta manera Vivelibre proporciona al usuario autonomía y seguridad, y a los familiares tranquilidad.


Persona mayor usuaria de teleasistencia

Cómo mejora el big data a la teleasistencia

Cada vez son más las personas que viven solas y que, bien por el paso de los años, bien por alguna incapacidad, presentan dificultades para seguir siendo independientes. En algunos casos estas personas no cuentan con nadie que pueda ayudarles en su día a día. En otros casos, desean mantener una total independencia y son sus familiares los que querrían saber con rapidez y sin intromisiones si su familiar está bien. Gracias al big data y a la teleasistencia gran parte de estos deseos son hoy posibles.

Son ya muchos los que optan por esta solución para seguir viviendo de forma independiente con la tranquilidad de saber que si les pasa algo el servicio de teleasistencia se dará cuenta, les asistirá y avisará a sus familiares. Vamos a analizar cómo el big data puede ayudar en esta tarea.

 

Big data, aprendizaje automático

Hasta no hace mucho la teleasistencia no pasaba de una llamada rutinaria o de una visita cada cierto tiempo para comprobar que todo iba bien. Afortunadamente las nuevas tecnologías han mejorado este escenario permitiendo un control mucho más eficiente a la par que mínimamente intrusivo. De entre estas tecnologías destaca el big data. Es reciente la utilización en este entorno por su capacidad sin precedentes para monitorizar de forma, rápida, continua y precisa el estado del usuario. Básicamente el big data consiste en el análisis de grandes cantidades de datos sobre un determinado proceso para, mediante algoritmos de aprendizaje automático, extraer las reglas que lo caracterizan y dirigen.

 

Big data y teleasistencia

En el caso de la teleasistencia, los datos que el big data nos permite procesar son los del propio usuario durante su actividad diaria. Para ello las soluciones actuales de teleasistencia se sirven de sensores distribuidos por el hogar del usuario. Asimismo, el usuario suele llevar una pulsera similar a cualquier smartwatch. En general ninguno de estos dispositivos suele ser mucho mayor que un teléfono móvil y todos ellos proporcionan datos sobre la persona y su entorno. Datos como la localización dentro de la vivienda, la frecuencia cardiaca a lo largo del día, la actividad física realizada, la temperatura y la presión del ambiente o los periodos de vigilia y sueño. No obstante, no todas las soluciones utilizan todo tipo de sensores. Dependiendo de la cantidad y el tipo que integre, el sistema proporcionará más o menos información. Actualmente simplemente con una pulsera inteligente es posible obtener información tan variada como la frecuencia cardíaca, el número de pasos, la tensión arterial, el tiempo en reposo o en movimiento, el tiempo durmiendo o la acelerometría de la persona.

 

¿Para qué sirve recoger toda esta información?

Recoger toda esta información es útil porque gracias al big data y al aprendizaje automático es posible analizarla rápidamente y extraer los patrones que modelan la actividad diaria de la persona. Por ejemplo, su comportamiento más habitual o su estado de salud actual.

Es interesante destacar que la construcción de estos modelos no sólo puede llevarse a cabo con los datos de la propia persona, sino que también pueden emplearse los de otros usuarios. De esta forma el sistema puede aprender también a un nivel más general cuáles son los comportamientos y pautas más habituales en los diferentes tipos de personas. Además el usuario puede beneficiarse también de los modelos y recomendaciones que han demostrado ser más beneficiosos en las personas más parecidas a él. Por supuesto, esto último siempre personalizando y ajustando las recomendaciones a las características propias del usuario en función de su grado de similitud con los demás.

 

Algunos ejemplos concretos

La aplicación más clara e inmediata de todos estos datos es la de utilizarlos para comprobar que todo está bien en un determinado instante. Como mediante el big data y el aprendizaje automático podemos construir patrones que modelan lo habitual en la persona, y como el flujo de datos de ésta es ahora continuo, es posible, por ejemplo, chequear en cada momento si las constantes vitales que llegan son normales. En caso contrario, se contactaría automáticamente con la propia persona o con sus familiares. Todo ello en cuestión de minutos o incluso segundos. Éste es el caso de una subida o bajada excesiva de tensión o frecuencia cardíaca.

 

Detección de caídas

Asimismo, igual que muchas pulseras actuales son capaces de detectar el número de pasos o las escaleras subidas, existen modelos capaces de detectar movimientos más bruscos como, por ejemplo, caídas. Además es posible recibir llamadas telefónicas en la propia pulsera. En el caso de detectar un evento de este tipo y que el usuario no se pueda mover, sería posible llamarle directamente a la pulsera o incluso que él mismo lanzase una llamada de emergencia simplemente pulsando un botón.

 

Cambios de rutina

Además de sucesos o valores puntuales, gracias al big data podemos analizar, parametrizar y detectar situaciones anómalas más complejas y mantenidas en el tiempo. Por ejemplo, cambios en la rutina de la persona. Disminución o aumento del número de veces que va al baño, cambio en las horas de levantarse y acostarse, conductas erráticas y preocupantes como demasiado tiempo sin salir de una habitación o de casa, o sin entrar en otras fundamentales como la cocina o el baño, etc.

Por último, como se dispone de la información del usuario a lo largo de grandes periodos de tiempo, es posible combinar los registros actuales con el histórico para trazar su evolución. Es posible inferir su tendencia y proponer cambios en su rutina para que se dirija a los estados de salud más beneficiosos.

Por ejemplo, se puede detectar si la persona cada vez duerme menos, si su movimiento es cada vez menor, si su caminar es cada vez más impreciso o si su velocidad de la marcha está disminuyendo. Todos ellos indicadores de un cambio de estado a peor. Comparando estos cambios con su propio histórico de datos y los de otras personas, se puede detectar si el usuario está sufriendo un deterioro excesivo, recomendar actuaciones contrastadas en otros usuarios y alertar a sus familiares. También sería posible remitir un informe directamente al personal clínico del servicio de teleasistencia para que evalúe el caso con más detenimiento.

En definitiva, gracias al big data y al aprendizaje automático, la teleasistencia puede monitorizar de una forma más continua y precisa el estado de las personas con dependencia, siendo tranquilizador tanto para los propios usuarios como para sus familiares, pudiendo además recomendar pautas más beneficiosas. Puede también detectar con más antelación los deterioros de los usuarios y proponer de una forma más personalizada las recomendaciones más apropiadas para retrasarlo. Y todo ello de una manera mínimamente intrusiva.


App de ViveLibre: Funcionamiento y desarrollo

INICIOS DE VIVELIBRE

La idea de ViveLibre surge de la necesidad de llevar la metodología y experiencia de ATAM de más de 45 años en atención a personas con necesidades especiales de apoyo, más allá de la red de nuestras oficinas.  ATAM es pionera en el desarrollo de una metodología de atención basada en la promoción de la autonomía, poniendo como centro a la persona. Surge así la necesidad de utilizar este conocimiento y experiencia para poder apoyar a las personas, sin importar donde estén gracias a la app de ViveLibre. Darles la posibilidad de decidir dónde y cómo quieren vivir. Dotarles, el mayor tiempo posible, de la libertad para elegir sobre sus vidas.

Hemos trabajado durante más de 4 años en diferentes experiencias piloto con las principales organizaciones españolas representativas de usuarios con enfermedades crónicas, mayores dependientes y personas con discapacidad.

ViveLibre se ha desarrollado y evolucionado con la experiencia de usuarios con necesidades muy diferentes. Personas con Alzheimer, Parkinson, esclerosis múltiple, esclerosis lateral amiotrófica, enfermedades neuromusculares, daño cerebral adquirido, parálisis cerebral, personas mayores dependientes y personas con diferentes tipos de discapacidad física y psíquica.

 

OBJETIVO DE VIVELIBRE

El objetivo de Vivelibre es respetar y potenciar la autonomía de las personas. Queremos que las personas puedan seguir viviendo en sus casas el máximo tiempo posible. Para ello le prestamos un apoyo personalizado, que es diferente para cada uno de los usuarios, y que le proporciona seguridad y tranquilidad.

Podemos definir la app de Vivelibre como un servicio diseñado para potenciar la autonomía de las personas con necesidades de apoyo: personas con discapacidad, mayores o enfermos crónicos.

El servicio se presta a través del móvil y está operativa las 24 horas del día, todos los días del año. En caso de que el usuario tenga una incidencia y necesite llamar, pulsando el botón verde, será atendido por la Unidad de Apoyo. Ésta está compuesta por profesionales especializados en familias, que le prestará la atención que requiera en ese momento.

Vivelibre tiene varias funcionalidades lo que hace que sea un servicio muy completo.  

App de ViveLibre: Funcionamiento y desarrollo

 

FUNCIONALIDADES DE LA APP VIVELIBRE 

Por un lado, dispone del botón verde en la pantalla principal, que será donde deba llamar el usuario en caso de alguna urgencia o necesidad. Esta disponible todos los días a cualquier hora.

Los profesionales especializados en familias y personas con necesidades de apoyo tienen acceso a la información relevante, que ha sido facilitada por el usuario y los familiares. Esto permite ayudar a la persona de acuerdo a sus preferencias y necesidades.

Además cuenta con el servicio de recordatorio de medicación y citas médicas. Uno de los profesionales de la Unidad de Apoyo se encargará de recordar al usuario cada cita médica que tenga prevista y cuándo y qué medicación debe tomar en cada momento.

No podemos olvidar es el servicio de geolocalización y zonas seguras. En caso de que el usuario se despiste en la calle o tenga alguna urgencia, gracias a esta función, la Unidad de Apoyo podrá rápidamente localizar dónde está exactamente el usuario para poder prestar la ayuda necesaria o llamar a los servicios de urgencia.

Cuando hay problemas de desorientación o pérdida se pueden establecer zonas seguras. Así garantizamos que si el usuario abandona su itinerario habitual, un aviso permitirá proveerle ayuda en función de sus necesidades.

Además para que los familiares estén tranquilos, si lo desean, disponen de una app, para que en todo momento puedan realizar un seguimiento de la situación del usuario.


Persona mayor con Alzheimer paseando

Geolocalización: el mejor aliado ante algunas enfermedades

Una de las causas más frecuentes de desaparición en las personas mayores es el Alzheimer. Las personas mayores quieren seguir siendo independientes a pesar de tener determinadas enfermedades neurológicas que, en muchas ocasiones, les hacen difícil hacer determinadas actividades. Sin embargo, una gran medida para ellos puede ser emplear un geolocalizador.

La pérdida de la memoria junto con la pérdida del sentido de la orientación son algunos de los síntomas claros de la enfermedad de Alzheimer. Una de las mayores preocupaciones que tienen las personas con algún familiar con esta enfermedad, es el miedo a que se despisten en la calle y no sepan volver a casa. Aunque sea un trayecto corto y en una zona conocida, hay veces que se desorientan, y esto provoca gran desconcierto en el enfermo y mucha preocupación en los familiares.

Para ayudar a prevenir y a detectar este tipo de situaciones, en ViveLibre disponemos de la función de geolocalización dentro de la aplicación.

 

Qué es la geolocalización

 

La geolocalización es un servicio de localización de personas muy sencillo y fiable gracias a la señal GPS de los teléfonos móviles que utilizamos. Esta señal nos da la posición real de la persona en cada momento del día. Es tan preciso que es capaz de ubicar una dirección de forma exacta.

 

Geolocalización con ViveLibre

 

En ViveLibre pensamos tanto en los usuarios como en sus familiares. Por ello, si el familiar lo desea, puede tener en su propio teléfono móvil la aplicación para poder localizar a su familiar en caso de que fuera necesario a través de la función de geolocalizador.

De esta forma, tanto nuestra Unidad de Apoyo como los familiares de la persona mayor, podrán estar al corriente de cualquier tipo de movimiento de la persona durante las 24 horas del día. Si en un momento dado el usuario se desorienta o tiene alguna emergencia, saber dónde se encuentra es primordial para poder actuar.

Con ViveLibre queremos dotar de autonomía a las personas mayores con algún tipo de deterioro cognitivo y que puedan seguir saliendo a la calle y haciendo su vida normal, con la tranquilidad de saberse protegidos.

 

Configuración de zonas seguras

 

Además, te damos la posibilidad de configurar “zonas seguras”. Cuando hablamos de zonas seguras, nos referimos a que podrás determinar qué zonas son las que quieres que sean seguras para tu familiar.

En el momento en que detectemos que ha salido de esta “zona segura”, rápidamente saltará una alerta en nuestra Unidad de Apoyo. Así, se tomarán las medidas oportunas y se le prestará la ayuda que necesite en función de sus necesidades personales. El sistema de geolocalización es tan cómodo, que está integrado en el propio teléfono móvil de la persona mayor. De esta forma, ViveLibre aporta tranquilidad a las familias y autonomía y libertad a las personas mayores con Alzheimer o con alguna demencia.

El tener determinadas enfermedades neurológicas no tiene por qué coartar a la persona mayor a la hora de salir a la calle y hacer su vida normal e independiente. Desde Vivelibre apostamos por la autonomía personal de las personas con necesidades de apoyo.