«No puedo estar sola»: Necesidades de la España vaciada

ViveLibre

España es un país viejo. Este hecho no es algo diferente de lo que ocurre en el bien llamado viejo continente. Sin embargo, nunca habíamos sido tan conscientes de ello como con esta pandemia. Somos un país lleno de personas mayores, de los que más de dos millones y medio viven solas. Así se desprende de los datos de la Encuesta Contínua de Hogares que realiza el INE relativos a 2019 cuya tendencia se sostiene en este año.

El perfil del mayor de 65 años que vive solo en su casa corresponde en un 72% a mujeres, según este estudio. Si además, salimos de los entornos urbanos masificados que aglutinan la mayoría de los servicios, la fotografía se complica un poco.

En las zonas rurales, casi despobladas, que ahora se denominan la España Vaciada, el porcentaje de mayores que se enfrentan a su vida solos y con escasos recursos es aún mayor. De hecho, en los pueblos con menos de 2.000 habitantes de población los mayores representan el 30% de la población. La despoblación les deja además mucho más desasistidos de servicios sociosanitarios, transporte y movilidad de todo tipo.

 

Ayuda a domicilio: el reto indispensable para las personas mayores

 

Para esta crisis sanitaria y para la vida diaria, los servicios asistenciales son esenciales para proveer ayuda y seguridad a los más vulnerables. De hecho, la ayuda a domicilio (de distinto tipo) permite cubrir las necesidades básicas de los mayores cuando no llegan otro tipo de recursos.

Con centros de salud alejados y escasa comunicación, los mayores en las zonas rurales más apartadas necesitan apoyos. Las visitas de los servicios de ayuda a domicilio han sido especialmente necesarias durante los meses de confinamiento. Meses que muchas personas mayores han sufrido aislados de sus familias. Hablar con ellos, y sobre todo poder verles y detectar si hay alguna anomalía para avisar a familiares y a otro tipo de servicios, ha sido esencial. Pese a que no son abundantes ni demasiado frecuentes, estos servicios indispensables prestan una ayuda personalizada y cercana absolutamente indispensable.

Hay incluso algunas experiencias curiosas como el desarrollo de “pueblos cuidadores”. Allí proyectan hacer de algunas de estas localidades más despobladas un lugar que generaría empleo para cuidadores.  Algunos expertos sociales lo están valorando porque no sólo se darán servicios a los mayores, sino a los trabajadores y a sus familias (colegios, guarderías, ocio, bares).  Y todo ello respetando los servicios y las actividades económicas que siempre hubo en el pueblo (aunque en algunos casos ya hubiera desaparecido): ganadería, huerta, turismo, etc.

 

Teleasistencia para una vida más libre y feliz

 

Lo que cualquier persona (mayor o joven) desea es continuar viviendo de manera independiente en su propia casa. Sin embargo, la vida en el domicilio puede volverse complicada cuando las rutinas se dificultan por problemas de salud y dependencia. El aislamiento y la falta de información pueden convertir el día el día en un sufrimiento continuo para las personas mayores o con algún tipo de discapacidad.

Ahí es donde entra en juego la teleasistencia. Junto con la ayuda a domicilio, se ha convertido en una de las mejores herramientas para combatir cualquier emergencia. Además también es muy valiosa para prevenir y mitigar la soledad de las personas mayores y dependientes.

“Soy muy mayor y no puedo estar sola” es una frase repetida a la que la teleasistencia puede dar respuesta. El rápido desarrollo de soluciones ágiles, robustas y muy personalizadas conecta a los usuarios con profesionales que pueden atenderles en cualquier momento y lugar. También les da tranquilidad a este porcentaje tan elevado de nuestra población envejecida.

Se trata de un servicio pensado para cualquier persona vulnerable que quiera seguir en su casa, viviendo en libertad. Personas mayores pero también enfermos crónicos, gente con discapacidad o en situación de dependencia. En realidad, nuestro servicio de ViveLibre Movilidad es válido para cualquier persona que necesite un apoyo y tenga acceso a un teléfono móvil.

Porque no hay que olvidar que el uso de los teléfonos móviles es beneficioso para las personas mayores. Además de hacer que no queden incomunicados en ningún momento ni privados de asistencia, la conexión con este tipo de servicios les va a ayudar en la prevención y el control y va a favorecer el aprendizaje estimulándoles.

Seguiremos trabajando para que ningún mayor vuelva a sentirse solo, ni siquiera en mitad del campo de nuestra España más despoblada.

Sobre el autor

ViveLibre

ViveLibre es un entorno inteligente diseñado para mejorar la autonomía de las personas con necesidades de apoyo. Lo conseguimos mediante la conexión en tiempo real de la persona con necesidades de apoyo (usuario), su familiar y un equipo de atención personal, a través de la aplicación ViveLibre. De esta forma, ante cualquier incidencia que surja al usuario, el familiar y equipo de atención personal ViveLibre estarán informados en tiempo real ofreciendo la posibilidad de poner en marcha los mecanismos o apoyos necesarios para la solucionar la incidencia. Con ViveLibre empoderamos a las personas y mejoramos su calidad de vida, ganando en libertad y en tranquilidad.

ViveLibre es un entorno inteligente diseñado para mejorar la autonomía de las personas con necesidades de apoyo. Lo conseguimos mediante la conexión en tiempo real de la persona con necesidades de apoyo (usuario), su familiar y un equipo de atención personal, a través de la aplicación ViveLibre. De esta forma, ante cualquier incidencia que surja al usuario, el familiar y equipo de atención personal ViveLibre estarán informados en tiempo real ofreciendo la posibilidad de poner en marcha los mecanismos o apoyos necesarios para la solucionar la incidencia. Con ViveLibre empoderamos a las personas y mejoramos su calidad de vida, ganando en libertad y en tranquilidad.

Artículos relacionados

© ViveLibre Autonomía Personal S.L.U. 2019