Domótica e inmótica: de la fantasía a la realidad

ViveLibre

Seguro que has oído hablar de la domótica y todas esas tecnologías que pueden hacer que enciendas bombillas, calefacción o bajes las persianas con tan solo pulsar unas teclas mágicas del móvil. Este artículo pretende ir mucho más allá y llamar la atención sobre estas nuevas tecnologías que van a aportar accesibilidad, seguridad y hasta ahorro de costes energéticos en tu propia casa.

 

Domótica vs. Inmótica; pequeñas diferencias

 

Técnicamente podemos decir que la domótica es el conjunto de tecnologías aplicadas al control y la automatización inteligente de la vivienda. Pero, además, lo hacen utilizando en forma eficiente. Entre otras cosas, para lograr una gestión eficaz del tiempo, ahorro de costes y, sobre todo, dotar de mayor seguridad, confort y calidad de vida a sus usuarios.

Las diferencias entre domótica e inmótica se basan principalmente en el lugar físico donde se establece la instalación. El sistema domótico se encarga de la automatización inteligente en viviendas comunes, propiedades familiares o pequeñas instalaciones. Sin embargo, la inmótica lo hace en edificios no destinados a vivienda, como hoteles, centros comerciales, escuelas, universidades, hospitales y todos los edificios terciarios.

 

¿Cuándo y por qué nace la domótica?

 

Es complicado precisar cuando nació exactamente la domótica porque es hablar de un concepto difícilmente limitable. Implicaría hablar de la historia completa de la computación y la electrónica. Aunque nos suene a “concepto moderno”, no es algo de antes de ayer. Podemos decir que el físico estadounidense Joel Spira fue el creador de la domótica como tal. El comenzó a implantar este sistema gracias a sus conocimientos técnicos al comienzo de los años 70 con pruebas piloto de los primeros dispositivos de automatización en edificios.

El boom de los rascacielos de oficinas comerciales en la década de los 80 fue un gran estímulo para la domótica. Con su ayuda se permitía lograr una eficiencia inédita para el servicio de dispositivos. El primer programa que utilizó la domótica fue el Save, creado en Estados Unidos en 1984. Este permitía eficiencia y bajo consumo de energía en los sistemas de control de edificios inteligentes.

Desde ese momento el crecimiento ha sido continúo ayudado por la irrupción de las TIC (la tecnología de informática y comunicaciones). Posibilitando la instalación domótica en casa. Y gracias a la cual se comenzaron a realizar numerosos ensayos e investigaciones avanzadas en productos del hogar como los electrodomésticos y otros dispositivos.

El gran desarrollo de la tecnología informática con la llegada de Internet a gran velocidad ha permitido en los últimos años la exponencial expansión del sistema. Sobre todo en países de vanguardia como Estados Unidos, Alemania o Japón.

 

Usos y beneficios de la Domótica

 

Aplicando la domótica a la automatización del hogar se ha logrado mejorar la comodidad, bienestar, confort, ahorro energético y seguridad. Se utiliza ya en los siguientes campos:

  • Gestión Energética: Ahorro, eficiencia y generación energética.
  • Confort: Controles de iluminación, clima, control de aperturas, de riego, multimedia…
  • Seguridad técnica: En casos de vigilancia para evitar intrusiones en la vivienda.
  • Seguridad personal: Ayudando a potenciar la autonomía de las personas con necesidades de apoyo resultando una valiosa herramienta en la teleasistencia.
  • Comunicación: En este campo nos permite conectar con el hogar y dentro del mismo con la mayor cantidad de aparatos o medios disponibles. Pudiendo telegestionar la vivienda a distancia.
  • Accesibilidad: En este apartado, la domótica persigue posibilitar el acceso de cualquier persona a cualquier entorno. Adecuándose el sistema a las capacidades, necesidades y expectativas de todos sus potenciales usuarios independientemente de su edad, sexo o grado de capacidad.

 

Internet de las Cosas (IoT) para lograr hogares más accesibles

 

El internet de las cosas, ese concepto tan de moda, es un término que alude a la forma en que objetos cotidianos se conectan con internet y entre ellos. La idea cobra cada año más importancia. Tanto que el año pasado se llegó ya a la cifra de los 50 mil millones de dispositivos conectados entre sí. Muy pronto en internet habrá más cosas que personas conectadas entre ellas.

Mediante el uso de conectividad wifi o bluetooth, estos dispositivos permiten que los controlemos remotamente desde una aplicación instalada en nuestro terminal móvil. Ya podemos elegir el color y potencia de las bombillas, modificar la temperatura de nuestro aire acondicionado o recibir una notificación una vez finalice la lavadora. Pero esto es solo el principio de la revolución del llamado internet de las cosas.

Actualmente la domótica está en pleno auge. Se está implementando en el 60% de hogares de nueva construcción y en el 40% de hogares ya existentes en España. Además, se prevé un crecimiento del 300 % en nuestro país durante los próximos 5 años gracias al avance de las nuevas tecnologías y la capacidad y velocidad de conectividad.

Habrá que ver cuántos de estos aparatos, sensores y “conectividad” extrema se adaptan y diseñan para facilitar la vida de las personas. Especialmente de las que más lo necesitan: personas mayores, dependientes y/o con discapacidad. La verdadera revolución es que esta tecnología permita a todas mantener su libertad y una vida más autónoma.

Los sueños de hogares inteligentes ya están aquí. Se espera que para 2024 al menos un 20% de las viviendas disponga de un dispositivo conectado. Pero, como en otros campos tecnológicos, los cambios pueden ser exponenciales en la próxima década. Y si la tecnología acompaña, que parece que sí, los límites de sus posibilidades estarán en la imaginación buscando siempre mejorar nuestra comodidad, bienestar y seguridad. Y estamos seguros de que serán para todos.

 

 

Sobre el autor

ViveLibre

ViveLibre es un entorno inteligente diseñado para mejorar la autonomía de las personas con necesidades de apoyo. Lo conseguimos mediante la conexión en tiempo real de la persona con necesidades de apoyo (usuario), su familiar y un equipo de atención personal, a través de la aplicación ViveLibre. De esta forma, ante cualquier incidencia que surja al usuario, el familiar y equipo de atención personal ViveLibre estarán informados en tiempo real ofreciendo la posibilidad de poner en marcha los mecanismos o apoyos necesarios para la solucionar la incidencia. Con ViveLibre empoderamos a las personas y mejoramos su calidad de vida, ganando en libertad y en tranquilidad.

ViveLibre es un entorno inteligente diseñado para mejorar la autonomía de las personas con necesidades de apoyo. Lo conseguimos mediante la conexión en tiempo real de la persona con necesidades de apoyo (usuario), su familiar y un equipo de atención personal, a través de la aplicación ViveLibre. De esta forma, ante cualquier incidencia que surja al usuario, el familiar y equipo de atención personal ViveLibre estarán informados en tiempo real ofreciendo la posibilidad de poner en marcha los mecanismos o apoyos necesarios para la solucionar la incidencia. Con ViveLibre empoderamos a las personas y mejoramos su calidad de vida, ganando en libertad y en tranquilidad.

Artículos relacionados

© ViveLibre Autonomía Personal S.L.U. 2019