La salud mental en personas mayores es un tema crítico que debe ser abordado por todos con urgencia. Con una población cada vez más envejecida, es importante entender los desafíos y problemas relacionados con la función mental que enfrentan las personas mayores y brindarles el apoyo y la atención adecuados.

Estamos de acuerdo en que la salud mental es esencial para el bienestar y la calidad de vida de las personas mayores, unido siempre a una atención médica apropiada.

Hay desafíos únicos que los mayores enfrentan diariamente y afectan su salud mental, como la soledad no deseada, la pérdida de seres queridos y la aceptación de la limitación física. La soledad no deseada puede ser especialmente difícil de abordar, ya que muchas personas mayores pueden perder a sus familiares, amigos y seres queridos, y tener dificultades para establecer nuevos lazos de amistad a medida que envejecen. La pérdida de familiares y seres queridos también puede ser un desafío importante para la salud mental de estas personas, ya que puede desencadenar sentimientos de tristeza, ansiedad y aislamiento.

 

Autoestima y salud mental

 

Además, las personas mayores pueden tener que enfrentarse a la aceptación de la limitación física, lo que puede ser un desafío para su autoestima y funcionamiento mental. Muchas de ellas, pueden sentir que su independencia y capacidad para realizar tareas cotidianas se ven amenazadas por la edad y las limitaciones físicas. Esto puede ser especialmente difícil de abordar sin el apoyo adecuado.

Según datos de la OMS, aproximadamente un 15% de los adultos mayores de 60 años sufren algún trastorno mental. Las patologías mentales predominantes en esta edad son la demencia, la depresión y la ansiedad. En concreto, en España, la incidencia de la depresión en personas sin institucionalizar es mayor en mujeres frente a hombres. La demencia es una enfermedad muy común en la población mayor y supone una situación complicada de abordar para los afectados y sus seres queridos. Puede ser especialmente problemática, ya que muchas personas mayores no buscan tratamiento debido a una falta de comprensión o una negación de sus síntomas. La ansiedad es otro problema de salud mental común, ya que pueden temer la muerte y la dependencia en otros para su atención.

 

Retos y desafíos de la vejez para la salud mental

 

Además de los desafíos psicológicos y emocionales comunes en la vejez, las personas mayores también pueden enfrentar problemas de dependencia y discapacidad. La dependencia puede ser un desafío para las mismas, ya que no pueden realizar tareas cotidianas por sí mismas y necesitan ayuda de otras personas. Esto puede ser de gran dificultad para aquellas que han sido independientes durante gran parte de sus vidas y puede afectar negativamente a su autoestima y bienestar emocional.

La discapacidad también puede ser un desafío. Las dificultades físicas y cognitivas que surgen con la edad pueden hacer que sea más difícil realizar tareas cotidianas y participar en actividades sociales. Esto puede aumentar el riesgo de aislamiento social y depresión.

 

Apoyos necesarios

 

Por esta razón, es importante brindarles apoyo para que reciban la atención ajustada a sus necesidades y mantener un funcionamiento mental y físico adecuado. Esto puede incluir terapia, actividades sociales, ejercicio y una dieta saludable. La terapia es muy positiva en personas mayores, ya que les brinda la oportunidad de hablar con un profesional sobre sus preocupaciones, y recibir estrategias para manejarlas.  Además, ayuda a procesar la pérdida de seres queridos y a mejorar su autoestima y autoimagen.

Las relaciones y actividades sociales, así como el ejercicio físico, también son importantes para la salud mental de esta población. Participar en actividades sociales, como unirse a un club o asistir a reuniones con amigos, puede ayudarles a sentirse menos solas y mejor conectadas con los demás. Además, el ejercicio regular puede mejorar su salud física y mental, ya que libera endorfinas y reduce el estrés y la ansiedad.

También, se puede incluir el apoyo en los servicios de atención en el hogar, como ayuda para las tareas domésticas y cuidado personal, así como apoyo para la participación en actividades sociales y recreativas. Además, es importante brindar a las personas mayores el acceso a dispositivos de ayuda y tecnología de apoyo, para mejorar su capacidad de realizar tareas y participar en actividades.

 

Atención médica adecuada

 

Es importante que las personas mayores tengan acceso a atención médica adecuada y de calidad. Los profesionales médicos pueden ayudarles a manejar problemas de salud físicos y mentales, además de brindarles los recursos y tratamientos necesarios. La atención médica primaria preventiva también es fundamental para ayudar a prevenir problemas de salud antes de que surjan.

En conclusión, la salud mental en personas mayores es un tema crítico que no puede ser ignorado. Con una población cada vez más envejecida, es importante abordar tanto los desafíos psicológicos y emocionales como los problemas de dependencia y discapacidad en la vejez. Al brindar apoyo y atención adecuados a las personas mayores, podemos mejorar su bienestar y calidad de vida, y asegurarnos de que disfruten de una vejez saludable y satisfactoria.