Síndrome de Burnout cuando eres cuidador

ViveLibre

El Síndrome de Burnout laboral es un trastorno emocional derivado del estrés que produce el entorno laboral. Las consecuencias que produce pueden llegar a ser graves, tanto en el plano físico como psicológico.

Este síndrome aparece también cuando hablamos de cuidadores no profesionales de personas enfermas crónicas o dependientes. Normalmente, el cuidador suele ser una persona que tienen a su cargo a algún familiar. El cuidador está expuesto de manera continua a altos niveles de estrés. Causados por la falta de formación, la alta exigencia, el miedo a hacer las cosas mal, la preocupación por su bienestar. Y todo ello teniendo en cuenta que la mayoría de los cuidadores pasan las 24horas pendientes de su ser querido.

En estas circunstancias, la persona tiene que hacer frente a una situación para la que no está preparada. Además desgasta mucha energía absorbiendo además casi todo su tiempo. Sin lugar a dudas, esto termina pasando factura a la propia salud del cuidador.

 

 

Síntomas del Síndrome de Burnout

 

El perfil del cuidador que sufre el Síndrome de Burnout suele tener unas características determinadas. Suele ser una mujer de mediana edad, familiar directo de la persona dependiente, que trata de compaginar los cuidados con el resto de responsabilidades de su vida personal. Aunque esto muchas veces no se consigue.

Es posible que la persona afectada no sea consciente de que padece este trastorno. Entre los síntomas más característicos podemos encontrar: desmotivación, frustración, bajo estado de ánimo. Además, cambios bruscos de humor y agobio continuado sintiéndose desbordado por la situación. A veces, incluso pueden llegar a tener sentimientos negativos hacia la persona a la que cuidan.

Además de estos síntomas, es muy frecuente que también aparezcan conflictos familiares. Derivados del excesivo trabajo que supone estar atendiendo a una persona dependiente las 24 horas al día. Aparecen también frecuentemente problemas derivados de la desatención del resto de la familia, con la que no puede pasar tanto tiempo, por dedicarse al cuidado del enfermo.

El cuidador poco a poco va perdiendo independencia ya que el enfermo cada vez le absorbe más. Por ello, es importante que el que cuida sea consciente de que para hacerlo bien, primero debe cuidar de sí mismo. Dedicar parte de su tiempo al ocio, a pasar tiempo con el resto de la familia, a disfrutar de sus propios intereses y, en definitiva, a cuidarse y a descansar. De esta forma, se sentirá mejor, y podrá tener más energía y mucho mejor ánimo a la hora de realizar el cuidado de la persona dependiente.

 

 

Recomendaciones para evitar «quemarse»

 

Es necesario que el cuidador siga una seria de recomendaciones para evitar llegar a desarrollar este Síndrome de Burnout. Algunas de ellas son:

 

  • Pedir ayuda cuando se necesite y no esperar a estar desbordado. Es importante pedir ayuda a algún familiar o amigo para que releve al cuidador en determinados momentos. Además, también se puede acudir y pedir ayuda a las asociaciones de pacientes. Suelen ser un recurso muy recomendable para que nos orienten sobre cuidados, recursos, recomendaciones. Asimismo, muchas de ellas suelen tener programas de respiro, para que el cuidador pueda tener opciones de ocio para desconectar y descansar.
  • Buscar un rato para hacer ejercicio. El ejercicio nos ayudará a sentirnos mejor además de mantenernos en forma.
  • No querer abarcar más de lo necesario. Hay veces que por evitar que la persona cuidada se haga daño, o se moleste, tendemos a realizar nosotros todas las tareas, y en ocasiones, no es necesario. Si la persona cuidada tiene la capacidad de realizar determinadas actividades, hay que dejar que las haga. Esto mejorará la autoestima del enfermo y, a su vez, descargará de responsabilidad al cuidador.

 

En todo caso, no forzarse más allá de lo imprescindible y huir del agotamiento mental, emocional y físico. Cuidar a un ser querido puede ser extremadamente duro. Por eso hay que compartir en la medida de lo posible responsabilidades. Y tratar de encontrar momentos en los que lograr también esa satisfacción y alegría de poder estar cerca de la persona no solo necesitada de apoyo, sino también muy querida.

 

Sobre el autor

ViveLibre

ViveLibre es un entorno inteligente diseñado para mejorar la autonomía de las personas con necesidades de apoyo. Lo conseguimos mediante la conexión en tiempo real de la persona con necesidades de apoyo (usuario), su familiar y un equipo de atención personal, a través de la aplicación ViveLibre. De esta forma, ante cualquier incidencia que surja al usuario, el familiar y equipo de atención personal ViveLibre estarán informados en tiempo real ofreciendo la posibilidad de poner en marcha los mecanismos o apoyos necesarios para la solucionar la incidencia. Con ViveLibre empoderamos a las personas y mejoramos su calidad de vida, ganando en libertad y en tranquilidad.

ViveLibre es un entorno inteligente diseñado para mejorar la autonomía de las personas con necesidades de apoyo. Lo conseguimos mediante la conexión en tiempo real de la persona con necesidades de apoyo (usuario), su familiar y un equipo de atención personal, a través de la aplicación ViveLibre. De esta forma, ante cualquier incidencia que surja al usuario, el familiar y equipo de atención personal ViveLibre estarán informados en tiempo real ofreciendo la posibilidad de poner en marcha los mecanismos o apoyos necesarios para la solucionar la incidencia. Con ViveLibre empoderamos a las personas y mejoramos su calidad de vida, ganando en libertad y en tranquilidad.

Artículos relacionados

© ViveLibre Autonomía Personal S.L.U. 2019