Hablar de lesiones cerebrales y patologías neurológicas siempre es complejo. Hasta qué punto este daño va a afectarnos y cuánto se puede recuperar es algo que los médicos no se atreven demasiado a augurar.

Pero la tecnología y la innovación continua en el campo de la salud siempre son motivo de esperanza. Así, las personas con discapacidad a causa de una lesión cerebral tienen hoy motivos para ser positivas. Porque la tecnología no deja de avanzar y las aplicaciones en el campo de la salud han introducido importantes modificaciones en la prestación de los servicios sanitarios y, en consecuencia, en la prevención y mejora de los tratamientos.

 

Lo primero: rehabilitación ante un ictus

 

El ictus es la primera causa de discapacidad en España. Tras un accidente cerebrovascular o un traumatismo craneal el tejido puede recuperar gradualmente su función siempre que no haya destrucción del mismo. La recuperación puede tardar desde 6 meses hasta algunos años, pero la rehabilitación siempre la acelera y consigue que sea más completa.

La rehabilitación temprana también contribuye a evitar complicaciones como el acortamiento de los músculos (contractura), el debilitamiento muscular y la depresión.

El éxito de la rehabilitación dependerá en primer lugar del estado general de la persona afectada, de su grado de movilidad y su fuerza muscular. Influirá también su capacidad funcional antes de la lesión cerebral, su situación social, su capacidad de aprendizaje, motivación y, finalmente, su disposición a participar en esta rehabilitación.  Pero el principal problema, es que los sistemas públicos no suelen alargar demasiado tiempo estas sesiones tan imprescindibles y esto es una merma para alcanzar todo aquello que fuera posible de mejora.

 

Telerrehabilitación: nuevos tiempos

 

Las nuevas tecnologías ponen a nuestra disposición soluciones más inmediatas y sencillas para seguir trabajando cuando los desplazamientos o los tiempos de rehabilitación se limitan. La puesta en marcha de un sistema de telerrehabilitación ofrece, además, una mayor accesibilidad para todos. Es un servicio más económico y ecológico a los que se accede desde cualquier lugar, ya que sólo se precisa una conexión a internet. Por ello, esta solución aumenta el acceso y el empoderamiento de las personas con lesión cerebral.

La rehabilitación desde casa promueve una serie de servicios que corresponsabilizan a la persona afectada. Así, es mucho más sencillo obtener información sobre la patología y los tratamientos. Se promueve la estandarización de los cuidados de la salud y su automanejo y, por último hace posible una labor de rehabilitación continua adaptada en el hogar e identificada con su entorno.

 

RehabGym at home, un buen ejemplo de telerrehabilitación

 

El proyecto de telerrehabilitación denominado RehabGym at Home” (Gimnasio de Rehabilitación en casa) se presentó a la comunidad científica el pasado mes de mayo en el Congreso ESOC 2022.  En su página web se pueden ver algunos de los vídeos y testimonios que explican cómo los fisioterapeutas están convencidos que el tratamiento de todo el cuerpo en lugar de sólo la parte lesionada es mucho más efectivo para la recuperación. Buscando la causa del dolor, esté donde esté, y no sólo los síntomas, los resultados de la rehabilitación son más funcionales y, sobre todo, duraderos.

Asimismo, las herramientas de este tipo de servicio telemático permiten monitorizar eficazmente la actividad de los pacientes y su evolución. Por ello, todos los ejercicios están configurados individualmente por un equipo de especialistas para cada paciente en función de sus necesidades y objetivos.

 

El teléfono también ayuda a la rehabilitación

 

El desarrollo de las TIC para el tratamiento de personas que han sufrido un daño ce­rebral pretende facilitar el acceso a la rehabilitación con el objetivo de reducir el impacto de la discapacidad, aumentar la autonomía e intentar compensar los déficits ocasionados por la lesión.

Basándose en el concepto de plasticidad cerebral, en los últimos años se han diseñado numerosas aplicaciones para el entrenamiento cognitivo. Muchos videojuegos uti­lizados anteriormente en consolas u orde­nadores están disponibles y adaptados para el teléfono móvil. Gracias a ellos se han certificado mejorías en capacidades como la flexibilidad cogni­tiva o flexibilidad mental. También los juegos de estrategia estimulan la memoria operativa, la memoria visual y el razonamiento visoespacial. Incluso videojuegos fáciles de apren­der y muy conocidos como el Tetris, pueden influir positivamente en el rendimiento de tareas atencionales y visoespaciales.

Desde ViveLibre apoyamos siempre estas iniciativas que promueven la autonomía y la independencia de las personas. Nada mejor que trabajar para hacer accesible para todos el apoyo necesario a aquellas personas que lo precisan.